El primero…

Como uno más, he vivido experiencias que, de alguna manera, cambiaron mi vida. Una de ellas que recuerdo con intensidad se produjo la noche del lunes 21 de julio de 1980.

Acabábamos de cenar, era una noche tranquila. Nos sentamos en el sofá para reposar la cena y poco a poco el sopor y el cansancio se fueron apoderando de nosotros mientras un  programa de la televisión nos ayudaba a pasar el tiempo preciso antes de disfrutar del necesario descanso diario.

Eran las 23:30 horas cuando decidimos retirarnos a descansar. Yo me disponía a entrar en la cama cuando en ese momento:

– ¡Ay, Antonio!

Nada más oír su reclamo fui lo más rápido posible donde ella se encontraba. Al entrar la vi parada de pie con el camisón remangado por encima de las rodillas y mirando al suelo. Continuar leyendo “El primero…”

El Perro callejero

Era el año 1959, tenía casi ocho años y para contar esta historia no tengo más remedio que desvelar un secreto que solo los más allegados conocen. En esa época la gente no me llamaba Antonio, me llamaban…

– ¡Toñinnn!

– ¡Si, mamá!

– Ven aquí corre.

¿Habré hecho algo?, no recuerdo haber hecho nada

– ¿Qué quieres mamá?

– Anda, toma la lechera y este dinero y ve a la lechería a por un litro de leche ¿sabrás?, mira que nunca has ido solo.

– Eh, si, si sé, eh ¿Qué es un litro?

– Tu di a Marisa que llene la lechera y la das el dinero que te doy, va justo, no tiene que devolverte nada. Venga y date prisa que la necesito. Cuando vuelvas te dejo salir a la calle con tus amigos. Continuar leyendo “El Perro callejero”

Estaba segura que la ira de los dioses había caído sobre ella ¡qué confundida estaba!

Estaba segura que la ira de los dioses había caído sobre ella. Era la única manera de dar sentido a esta nueva desgracia que forma parte de una larga lista de sucesos desagradables acaecidos en los últimos ocho años. En esta ocasión se trataba de una rotura del quinto metatarsiano del pie derecho, pero hasta llegar aquí había pasado por una calcificación en ambos hombros, cirugía del pie izquierdo con una rehabilitación larga y tediosa, rotura de codo al resbalar un día de lluvia, un cólico nefrítico, lumbalgia, rotura de pieza dental reparada con implante, trocanteritis de cadera y no sé cuántas cosas más por imposible que parezca.
De nuevo en casa guardando reposo, inmovilizada para que no se produjera desplazamiento de hueso y facilitar que la fractura soldara y volviera el hueso a ser una parte entera y única dentro de su estructura ósea. Continuar leyendo “Estaba segura que la ira de los dioses había caído sobre ella ¡qué confundida estaba!”

Recuerdos que despiertan al encontrarse con el pasado

Durante unos meses del año 2015 realicé un taller de escritura impartido por la escritora Ana Esteban. Todas y cada una de las semanas que duró el curso debíamos entregar un texto que nuestra tutora nos solicitaba de una manera peculiar, por ejemplo: “la semana que viene traer un texto que empiece con estas palabras: “antes yo era…”, ya sabéis que está limitado a dos hojas por sus dos caras, no podéis excederos de ese límite”. Así una semana y otra y otra.
Hoy voy compartir con vosotros un texto en el que Ana nos pidió tratara sobre los recuerdos o sentimientos que despertara en cada uno de nosotros al encontrarse con el pasado por el simple hecho de abrir un armario o entrar en una estancia y este es el texto que presenté yo: Continuar leyendo “Recuerdos que despiertan al encontrarse con el pasado”

Un recuerdo a mi Padre

Últimas palabras con mi padre.

No recuerdo que alguna vez  me hayas dado la mano, ni siquiera cuando era niño, pero en los últimos días de tu vida tú me has pedido la mía buscando consuelo y yo te la he dado, ojala te haya servido de algo.

He salido aquí porque quiero decirte dos cosas:

Una: quiero darte las gracias por todo lo que me has enseñado: ser responsable, asumir y aceptar compromisos, tener principios y luchar por unos ideales. Que sepas que para mí siempre has sido y serás un referente. Por todo ello quiero darte las gracias.

y dos: he salido aquí para decirte algo que nunca nos hemos dicho. Yo sé que perteneces a una generación en la que el hombre no podía expresar sus sentimientos, puedes estar tranquilo porque lo comprendo. Sin embargo “hoy” “en este momento” “aquí y ahora” me siento libre de ese perjuicio y me arrepiento de no habértelo dicho antes cruzando nuestras miradas. Dicen que “más vale tarde que nunca” por eso quiero decirlo públicamente ahora y ojala puedas llegar a sentir el cariño con el que te lo digo: “papa te he querido, te quiero y te querré“.

Continuar leyendo “Un recuerdo a mi Padre”

Me acuerdo de…

Me acuerdo de la primera vez que vi el mar. Tenía casi tres años, es el primer recuerdo que tengo de mí vida. Pasábamos unos días en Málaga por trabajo de mi padre. Un día, mientras mi padre trabajaba, mi madre nos llevó a mi hermano y a mí a la playa. Todo su empeño era meterme los pies en el agua, pero yo encogía lo más posible mis piernas para evitar que esa masa enorme de agua me absorbiera, a la vez que no paraba de llorar y gritar.

Continuar leyendo “Me acuerdo de…”