Regalo de cumpleaños

Cumplir sesenta y cinco años y encontrarte con esta sorpresa da sentido a toda una vida. Han pasado unos meses desde que los cumplí pero ahora es cuando me decido a hablar de ello.

Todo empezó unos meses antes de mi onomástica. Como no podía ser de otra forma, pocos secretos puede haber de la vida de uno y otro a lo largo de la convivencia en pareja, pero en muchos casos se desconocen en profundidad los detalles que avalan una historia. De repente aparecieron preguntas inocentes sobre mi infancia, mi familia, mis deseos, mis pensamientos, mis ilusiones, mi vida…yo hablaba y contaba con más precisión de lo habitual aquello de lo que ya se había hablado mientras la relación se había ido afianzando con el paso del tiempo. Desconocía el verdadero motivo de ese interés repentino tan minucioso sobre los acontecimientos que habían marcado mi vida, pero todo cobró sentido cuando el pasado dieciocho de agosto de dos mil dieciséis recibí este video como regalo por cumplir sesenta y cinco años.

Hacía un tiempo que Carmen tenía en mente darme esta sorpresa como regalo por mí cumpleaños al encontrarse por la red con Cristina Serrato. Cristina es una mujer que se dedica a realizar este tipo de trabajos, para ello profundiza en lo más hondo del personaje para luego construir la imagen idílica de la persona estudiada. Todo lo que yo contaba Carmen se lo hacía llegar a Cristina junto con fotografías que en secreto fue recopilando de mí ordenador, y este es el resultado.

Los sucesos y anécdotas que se cuentan en este video son ciertos, pero no quiero pecar de falsa modestia si digo que no sé si merezco los halagos que se dicen sobre mí. La tradición popular dice “detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer”. Solo el sentido de esta frase desvela quien la ideó y quienes la difundieron posteriormente. En realidad creo que lo más apropiado sería decir que “detrás de una gran persona siempre hay otra persona más grande aún” y concretando en mí caso todo se reduce a que “a mi lado hay una gran mujer que lucha porque yo sea cada día mejor”, una mujer que me ruboriza cuando, al final del video, me responsabiliza de sus logros y de lo que significo en su vida.

Gracias por tu entusiasmo y espero estar a la altura de tus esperanzas puestas en mí.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *