A Ella…

No es necesario oírte decir “te quiero”, tú no tienes que decirme nada de viva voz porque son las caricias de tus miradas, el brillo de tus ojos, tu sonrisa, tus silencios, el latir de tu corazón, el contacto de tu mano cuando coges la mía, tu cabeza apoyada  en mi hombro, conciliar tu sueño a mi lado, tu olor, tu sabor, tus abrazos, tu presencia…todos y cada uno de ellos se transforman en tus sentimientos y emociones cuando estás a mi lado, de esa forma te expresas y me hablas ofreciéndome el mejor regalo que puedas darme: tu compañía, tu amistad, tu complicidad, tu ternura, tu sensibilidad, tu compromiso… a cada segundo de nuestras vidas compartidas me estás diciendo “te quiero”.

_____________________________________________________________________________

Cuando llega la hora de ir a descansar de todo lo vivido durante el día y te abrazas a mí en la cama, cierras tus ojos, relajas tu rostro y siento tu respiración en mi pecho muy cerca de mi corazón como si tu aliento besara mis más íntimos sentimientos, me relajo pleno de felicidad porque ese es uno de los dos mejores momentos de la jornada…El otro es cuando amanece, despierto, abro los ojos y compruebo que sigues a mi lado.

_____________________________________________________________________________

Tantos “te quiero” como me envías hacen que mis dedos se hayan quedado mudos y no sepan cómo planear por el teclado para corresponderte como te mereces; pero que sepas que estaré encantado de pisar hojas secas contigo, de salir a caminar a tu lado, de patear piedrecitas mientras nos cogemos de la mano, de reír ebrios de nada y de todo, de pasear sin prisas por las calles en tu compañía, de conocer tus lugares solitarios y preferidos donde te recoges a soñar con nosotros, me parece perfecto no mirar atrás si no adelante, ten la seguridad de que te haré feliz con mi risa noche y día y decirte que por mis pensamientos jamás ha pasado la posibilidad de irme lejos de ti porque, al igual que tú a mí, yo también “te quiero“.

_____________________________________________________________________________

Si por ti fuera tendría que estar continuamente diciéndote “te quiero” pero para mí resulta repetitivo y a su vez no decírtelo es lo más parecido al silencio, a la nada; por eso siempre acabo mirándote, acariciándote, abrazándote o besándote que es lo mismo que decirte “te quiero” sin palabras, porque tengo el convencimiento que hablar con los sentimientos a través de los detalles es más gratificante.

_____________________________________________________________________________

Reírse hasta que te duela,

Recibir una llamada de alguien a quien extrañas,

Tener un sueño bonito,

Superar un reto,

Sentirse bien con uno mismo,

Despertarte y comprobar que aún es pronto y te puedes volver a dormir,

Hacer o recibir un regalo por sorpresa,

Notar que se te reconoce y aprecia como persona,

Escuchar la lluvia al caer,

Oler a tierra mojada

Cualquier y cada uno de esos momentos pueden ser maravillosos, pero…

Sentirme querido por ti,

Despertar cada mañana a tu lado,

Ver un amanecer o un atardecer junto a ti,

Pasear cogido de tu mano…

Eso es dar sentido a mi vida, eso es hacer que me sienta feliz, eso es vivir y querer vivir al margen de cualquier otra cosa que pueda ocurrir.

_____________________________________________________________________________

Quiero darte las gracias por enseñarme a que sabe el cielo, por hacerme suspirar, por hacerme soñar, por hacerme sentir que el mundo es una ilusión y la vida un milagro que merece la pena disfrutar, gracias por quererme en tu cama, en tus días, en tus sueños y en tu vida…Gracias

_____________________________________________________________________________

Me gusta estar contigo porque nunca me aburro, incluso cuando no nos hablamos, incluso cuando no nos tocamos, incluso cuando no estamos juntos, no me aburro. No me aburro nunca. Creo que es porque confío en ti y me siento cautivado por tu forma de ser, y todo eso hace que me sienta a gusto, feliz y seguro, muy seguro a tu lado.

Me gusta todo lo que veo de ti, y todo lo que no veo. Conozco algunos de tus defectos, lo que desde mi perspectiva puedo considerar defectos, pero lo mejor de todo es que tus defectos van bien con mis virtudes, lo que desde mi perspectiva puedo considerar mis virtudes, y todo eso hace que me sienta a gusto, feliz y seguro, muy seguro a tu lado.

Me gusta cuando acaba el día y tengo que volverte a la vida ya que siempre te quedas dormida mientras intentas ver la TV a la vez que acaricio la planta de tus pies reposados sobre mis piernas. Te ofrezco mi mano y te incorporas sonámbula del sofá iniciando el camino hacia esa habitación que te llama a gritos desde hace tiempo. Yo te sigo y te contemplo como avanzas torpemente y tambaleante hacia el descanso merecido y ganado con el trabajo del día. Por fin juntos en el lecho tú reposas la cabeza sobre mi hombro izquierdo y te acurrucas en mi regazo ya con los ojos cerrados. En ese momento es cuando te digo “Hola”, siempre te digo “Hola”, no me gusta decirte “hasta mañana” porque me suena a despedida y no tiene sentido con lo cerca que te siento en ese momento. Con voz quebrada y casi sin aliento respondes a mi saludo y entramos en nuestros respectivos sueños; y todo eso hace que me sienta a gusto, feliz y seguro, muy seguro a tu lado.

No nos asustan las mismas cosas. Tú vales más de lo que dejas ver, y a mí me pasa al revés. Yo necesito tu mirada para tener un poco más de alegría, de felicidad, de vida… y todo eso hace que me sienta a gusto, feliz y seguro, muy seguro a tu lado.

A tu lado me siento como una cometa, si alguien no sujeta bien fuerte la cuerda, ¡zas!, se va volando…y tú eres lo bastante fuerte como para retenerme y lo bastante inteligente como para hacerme sentir libre y que me puedo marchar cuando me plazca…y todo eso hace que me sienta a gusto, feliz y seguro, muy seguro a tu lado.

Muchas Felicidades por tu cumpleaños y que muchos años más consigas que me sienta a gusto, feliz y seguro, muy seguro a tu lado.

_____________________________________________________________________________

Me conformo con mirarte, sentirte, olerte, soñarte, estar a tu lado

Solo quiero aprender a conocerte, quererte cómo eres, atenderte, cuidarte, ayudarte, saber escucharte…

Esos son algunos pocos de los retos que me fijo cuando amanece cada día para compartir mi vida contigo

_____________________________________________________________________________

Mis sueños nacen allá donde tu duermes y hoy he soñado contigo. He soñado que estabas junto a mi como si fueras un dibujo transparente en el aire, una forma etérea y difuminada que se movía suavemente mientras levitaba a pocos centímetros del lecho donde se suponía que debías descansar. He soñado que eras como un suspiro y que de repente te respiraba llevándote completamente dentro de mi ser lo que hizo que sintiera un estado de paz y tranquilidad, me hiciste sentir libre y lleno de vida; pero como todo lo bueno duró poco pues no se porque, ese estado relajado en el que me hiciste sucumbir me despertó y te vi a mi lado en estado real, dormías apaciblemente y entonces me acerque despacio al contorno de tu cuerpo, te eche la mano como abrazándote por la cintura y entonces volví a tener la misma sensación de paz y tranquilidad que sentí en mi sueño…al poco quede de nuevo dormido.

_____________________________________________________________________________

Es increíble lo rápido que pasan los minutos junto a ella. Una semana parece una hora a su lado y una hora parecen muchas semanas sin ella.

Echo de menos su compañía, los paseos cogidos de la mano, las playas, los acantilados, las tonterías, las risas, su cabeza en mi hombro disfrutando del paisaje, los atardeceres únicos que hemos vivido, las comidas y pecados que hemos cometido, nuestros silencios, sus miradas, sus caricias… Benditas o malditas vacaciones.

_______________________________________________________________________

Buscando bandas sonoras de películas en YouTube me he encontrado con “El estanque dorado”, una obra que hemos visto tanto en cine como en teatro. He estado viendo secuencias de la película recordando la maravilla de guion e interpretación y he sentido la necesidad de…

A veces pensamos demasiado y sentimos muy poco. Más veces de las que queremos perdemos el valor de las miradas, de los silencios, de las caricias, de los abrazos y olvidamos que cuando alguien nos dedica su tiempo nos está regalando lo único que no recuperará jamás pero que, en mi caso, no me importa perder por estar a tu lado.

En todos estos años a tu lado me he dado cuenta de que los pequeños detalles son los que hacen grandes cosas, que tú has hecho infinito mi limite. Te doy las gracias por aparecer en mi vida con esa risa loca, por ese brillo en los ojos y porque tú me has ensañado a vivir cada día como el primer día del resto de mi vida.

Contigo a tu lado he aprendido que cuando algo se quiere con fuerza se hace lo imposible por conseguirlo sin ser consciente de lo que se hace, ni de las consecuencias.

Yo quise formar parte de tu vida. Yo te he elegido a ti para que seas dueña de mi vida, de mi existencia, de las arrugas de mi cuerpo cuando envejezca, y apuesto fuerte por las noches en vela, por tus sueños, por tus risas, por tus secretos, por tus abrazos, por tus besos, por tus caricias, por estar a tu lado el resto de mis días, hasta la eternidad.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *