El tercero…

Transcurría la segunda semana del mes de febrero de 1988 y por mucho que pase el tiempo la familia de mi padre recordará, de una manera muy particular, los tres sucesos acaecidos entre el miércoles y el sábado de esa semana.

Solo la boda de mi prima AnaBel (sobrina de mí padre y por lo tanto prima mía), era el único acontecimiento de los tres que estaba previsto que sucediera, los otros dos se presentaron por sorpresa. Uno de ellos fue el nacimiento de Fernando (mi tercer hijo), nacimiento con lo que ello conllevaba de alegría pero a la vez de preocupación al ser de nuevo un parto “prematuro”. El tercer evento no previsto, y que truncó la alegría de los dos anteriores, estuvo motivado por la desgracia y tristeza de perder a un miembro de la familia, mi tío Rubio (hermano de mí padre). Continuar leyendo “El tercero…”

El segundo…

Me acuerdo que era martes, pero no sería un martes cualquiera ese 17 de julio de 1984.

Me acuerdo que solo habían pasado siete meses muy justos cuando de madrugada empezaste a sentirte mal y decidimos ir al hospital para que te hicieran un reconocimiento.

Me acuerdo que decidieron internarte para ir viendo la evolución de tu estado aunque nos advirtieron que el parto entraba dentro de lo posible.

Me acuerdo de la compañía mutua que nos hicimos dentro del nerviosismo lógico de la situación. Continuar leyendo “El segundo…”

El primero…

Como uno más, he vivido experiencias que, de alguna manera, cambiaron mi vida. Una de ellas que recuerdo con intensidad se produjo la noche del lunes 21 de julio de 1980.

Acabábamos de cenar, era una noche tranquila. Nos sentamos en el sofá para reposar la cena y poco a poco el sopor y el cansancio se fueron apoderando de nosotros mientras un  programa de la televisión nos ayudaba a pasar el tiempo preciso antes de disfrutar del necesario descanso diario.

Eran las 23:30 horas cuando decidimos retirarnos a descansar. Yo me disponía a entrar en la cama cuando en ese momento:

– ¡Ay, Antonio!

Nada más oír su reclamo fui lo más rápido posible donde ella se encontraba. Al entrar la vi parada de pie con el camisón remangado por encima de las rodillas y mirando al suelo. Continuar leyendo “El primero…”

Ser padre

Hoy he recibido una buena noticia, una amiga está engendrando una nueva vida. Esto me ha hecho recordar que hace algo más de veinte años escribí un texto que entregué como regalo del día del padre a mis hijos.

Que puede significar ser padre:
Siempre me habréis oído decir que en esta vida se puede hacer todo lo que uno quiera siempre y cuando se pongan los cinco sentidos en ello y por lo tanto se tenga la madurez necesaria como para comprometerse en cualquier aventura. Pero cuidado, no confundáis madurez con ser adulto pues no es lo mismo. Continuar leyendo “Ser padre”